Por qué las mujeres son más emprendedoras

Si bien se mencionaba y se creía que el emprender era prioritario de los hombres, hace ya varios años que observamos en nuestros cursos presenciales, que no es tan así. Diversas razones fundamentan ésta realidad.

Ellas son más prácticas y tienen más desarrollada la capacidad multitarea. Puede realizar varias tareas al mismo tiempo, ya que tienen muchas responsabilidades, su casa, su familia, sus hijos, la empresa.

Además son más realistas a la hora de emprender.

Son innovadoras y creativas. Tienen talento para crear un producto o servicio nuevo o mejorar alguno existente.

Poseen tolerancia al riesgo, ya que confían en conseguir sus sueños, están motivadas a enfrentar dificultades. Y fundamentalmente, poseen el deseo de salir adelante utilizando sus propios recursos.

De tal forma van cobrando protagonismo, haciendo pie dentro del ecosistema emprendedor de Argentina, que, más allá de los géneros, presenta oportunidades en múltiples áreas.

Se ve reflejado en distintas estadísticas nacionales e internacionales que aproximadamente el 16% de las mujeres adultas (entre 18 y 64 años) están involucradas en algún tipo de actividad emprendedora. Como mencionábamos anteriormente, nuestras mediciones indican que desde el 2012 al 2015 existe un fuerte crecimiento y participación femenina. Cada vez son más las mujeres que se acercan a solicitar información y capacitación.

Los sectores con mayor presencia femenina son el textil, el de diseño de objetos, la gastronomía y los servicios, aunque en estos momentos hay  quienes entran a los negocios relacionados con las tecnologías de la información y la comunicación, áreas que a nivel mundial gozan de una fuerte promoción para lograr la inserción femenina”.

Qué es lo que las lleva a buscar concretar su idea en un negocio?

En un principio era la necesidad de generar ingresos extras para su familia, ahora las nuevas generaciones comienzan a emprender por oportunidad como desarrollo de su carrera profesional.

Son proyectos con impacto en la sociedad, generando puestos de trabajo.

Hay también una búsqueda de concretar ideas, aportar soluciones y al mismo tiempo buscar un equilibrio entre su realización personal y su familia.

Gran ayuda para esta búsqueda lo dan las redes sociales, que alientan a iniciar una actividad online, pues permite trabajar desde la casa.

Las fórmulas de inicio son variadas, notándose que las mujeres buscan ir más sobre lo seguro, en muchos casos el capital inicial es aportado por ellas y esperan las primeras señales de consolidación del negocio para expandirse.

En la actualidad hay muchas posibilidades de obtener financiamiento, a través de bancos, incubadoras y programas impulsados por Dirección General de Emprendedores del gobierno de la ciudad de Buenos Aires (GCBA), con un monto de capital semilla para cada empresa incubada que asciende a $ 150.000. También el Ministerio de Producción de la Nación tiene un programa de asistencia financiera para emprendimientos que cuentan con menos de un año de vida. En este caso, el monto mínimo que ofrecen es de $ 50.000, con un tope máximo de $ 150.000, y brindan además asistencia técnica.

Si desean más información, pueden solicitarla telefónicamente de lunes a jueves, de 9 a 16hs en el  4631-6243 o por mail a dvelinso@uflo.edu.ar

Fuentes:

  • Relevamiento de CEyE-UFLO sobre población emprendedora en sus actividades presenciales.
  • LA NACIÓN nota de Mónica Fernández – Adiós a la hegemonía masculina… 26/11/2016
  • Fadeco Canarias/España. nota de interés Oct. 2014

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *