Liderazgo en las empresas familiares: mantener la “mentalidad del fundador” es clave para el crecimiento

En una nota breve y reveladora Safia Terrile, para La Nación,  extrae del socio de una consultora inglesa, James Allen algunas interesantes conclusiones.  Allen se refiere  a los “Vagos” cuando debe etiquetar de alguna forma a aquellos ejecutivos de las empresas familiares, que encuentran en los “factores externos” las razones de la falta de crecimiento de una compañía. Según un estudio que él realizara, el 90% de estos problemas de este tipo se deben a cuestiones internas.

Tal como lo menciona en su libro, propone dar solución a esto teniendo en cuenta la “mentalidad del fundador”. Reflexiona que es algo así como las actitudes que se encuentran en los emprendimientos jóvenes que todavía son manejados por sus creadores.

En el libro “La mentalidad del fundador” Allen y su socio Chris Zook, mencionan tres rasgos principales a tener en cuenta:

El primero, el sentido de insurgencia, caracterizado por “un sentido de propósito mayor” o un horizonte a largo plazo, acompañado de la definición de algunos activos o capacidades que son bandera del modelo de negocios.

El segundo, una “obsesión” con los empleados de primera línea, aquellos que están más en contacto con los clientes y que son los encargados de brindarles una experiencia satisfactoria.

 

Finalmente, tercero,  una actitud de “dueño”, definida como “un fuerte sentido de responsabilidad por los empleados, los clientes, los productos y decisiones” y un “sesgo hacia la acción rápida”.

Allen señala que desde 1990, los retornos a los accionistas en compañías que cotizan en bolsa donde los fundadores siguen involucrados son tres veces mayores que en otras compañías.

La “mentalidad del fundador” no se trata, en realidad, de una persona o de la impronta de un líder, sino de “institucionalizar” aquellos valores fundamentales que impulsaron a cada compañía.

Sin embargo, para aquellos fundadores que aún se encuentran activos dentro de sus organizaciones, les recomienda “no dejarse llevar por los burócratas” y prestar especial atención al departamento de Recursos Humanos. “A los creadores les digo que se tienen que mover de las posiciones ejecutivas, ponerse a reclutar personas y estar muy pendientes de los empleados que están cerca de los clientes, para llevar sus valores hacia esos puntos de contacto”, puntualiza.

 

El experto habla de una “paradoja del crecimiento” y explica: “El crecimiento genera mayor complejidad, pero la complejidad es la enemiga silenciosa del crecimiento”. Añade que es “muy fácil” para las grandes empresas perder el sentido de insurgencia -las ganas de innovar o disrumpir un sector, un sentido de propósito mayor- porque se convierten en “defensores del lucro”.

Destaca que, a pesar de que el estudio comenzó hace más de una década, la era digital y el acortamiento de los tiempos hacen que la “mentalidad del fundador” sea más importante que nunca. Recuerda un episodio ocurrido en Facebook: en 2011, cuando Google anunció la creación de la red social Google+, Mark Zuckerberg decidió “cerrar” las oficinas por dos semanas y poner a los ingenieros a trabajar en un hackatón(1) para evitar estragos. “Cualquier otra compañía lo hubiera agregado a la lista de las 500 cosas por hacer, pero él decidió que era su mayor crisis en ese momento, y así es como Google+ ya casi no existe”, apunta.

Agrega, sobre el creador de la red social: “Es un todo: la cultura hacker que decidió mantener dentro de la empresa, su look de buzo con capucha y la importancia que le dio a los ingenieros, las estrellas de su negocio”. Con ese ejemplo, aclara que, si bien a muchos les gusta hablar de malas jugadas por culpa de “turbulencia externa”, a su juicio, siempre se trata de qué tan bien se movilizó una organización frente a una amenaza.

Por último, en países como la Argentina, donde el ruido externo es quizás un tanto más alto, mantiene su posición: “Al final, vos y tus competidores juegan en el mismo ambiente y con las mismas reglas. En una economía más turbulenta, la habilidad para responder a las crisis va a ser una parte esencial de tu historia”, dice.

Afirmación muy válida.

(1) Un hackathon o hackatón, es un término usado en las comunidades hacker para referirse a un encuentro de programadores cuyo objetivo es el desarrollo colaborativo de software, aunque en ocasiones puede haber también un componente de hardware. Estos eventos pueden durar entre dos días y una semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *